América va por un milagro de Navidad

   Karla María Gutiérrez    20 Dic 2016


Se acerca la primera Final Navideña en la historia del fútbol mexicano. Tigres y Águilas ya están casi listos para intentar coronarse en la Liga MX en un encuentro sin precedente, no sólo por sus protagonistas sino por las condiciones extraordinarias en que se disputará. La pésima organización del calendario de competición por parte de la FEMEXFUT provocó que, en un hecho insólito, la final se postergara un par de semanas debido a la participación de los de Coapa en el Mundial de Clubes Japón 2016. 

Esté suceso colocaba como víctima aparente al conjunto regiomontano, porque mientras los felinos se encontraban entrenando y jugando interescuadras, las Águilas se medían contra equipos de la talla del Real Madrid y el Atlético Nacional de Medellín.  Por lo anterior, parecería preciso afirmar que el América llegará con ventaja deportiva, pero tras una actuación decepcionante en Asia, el tema mental puede jugar en su contra. En lugar de llegar fortalecidos por su participación en el "Mundialito", haber perdido "dignamente" contra el Real Madrid y luego conformarse con el cuarto puesto, esto puede ser más desmoralizador que motivo de empuje.

En el fútbol como en la vida, el estado mental es tan importante como la condición física. En los últimos encuentros se dejó en evidencia que las figuras del América no están finas. Por el contrario la constelación de los Tigres, que cuenta con el plantel más completo del fútbol mexicano, está brillando. El despertar de Gignac, con diferencia el mejor jugador de la Liga, y con el resto de la escuadra regia en sintonía, jugando un fútbol organizado y contundente, revela el mejor presente Tigre tanto deportivo como mental, poniendo en manifiesto que la balanza (que en un principio se inclinaba a favor de los azulcremas) no solo encontró un equilibrio, sino que ahora se inclina a favor de la escuadra universitaria. 

Es una final con sabor a revancha, los Tigres tienen una oportunidad inmejorable para bordar la quinta estrella en su escudo. Por su parte, a los americanistas, sólo les queda esperar un milagro de Navidad en su Centenario, si es que quieren sumar en este 2016 algo más que un deslucido festejo de cien años: la decimotercera copa de la Liga mexicana en su historia, pues el año ha sido todo menos contundente. A estas alturas, da la impresión que coronarse campeón de la liga Mx a duras penas les alcanzaría para salvar el año futbolístico.