Tuca y el gasolinazo: "los ricos también lloran"

       06 Ene 2017


 
 
En los últimos días, se ha vuelto viral un video en donde el DT y actual campeón de la Liga MX, Ricardo “Tuca” Ferretti, se queja de los altos precios de la gasolina.
 
“Mira cuánto me cobró, por un cuarto me cobró mil 400”, señala el manejador de origen brasileño a quienes lo grabaron en una estación de servicio en Nuevo  León.
 
Permítanme que toque el violín más pequeño del mundo mientras seco mis lágrimas de cocodrilo por el enorme pesar de Ferretti.
 
Para empezar, el auto que maneja el “Tuca” es un Ferrari modelo 2015, con un costo de más de 3 millones de pesos. Quien tiene ese poder adquisitivo está muy por encima de las clases pobre y media mexicanas, las más afectadas por el incremento de casi 20% al precio de las gasolinas.
 
Ferretti actualmente devenga, según El Universal, un sueldo de 1.2 millones de dólares anuales, unos 25 millones de pesos al tipo de cambio actual en México. Es decir, más de dos millones de pesos mensuales los cuales gana, afortunadamente, por hacer lo que le gusta: dirigir un equipo de fútbol.
 
Poco tiene en común el “Tuca” con los problemas de muchos mexicanos (incluyendo varios aficionados de su equipo Tigres) para quien un aumento en las combustibles, desencadenará el encarecimiento en su transportes, alimentos y muchos otros productos de primera necesidad.
 
Con sus altos ingresos, quizás Ferretti pueda pagar a uno de sus asistentes para que llenen el tanque de su Ferrari en Texas, en donde el litro de gasolina cuesta prácticamente la mitad que en México. Así ya no tendrá que sufrir por los altos precios.
 
O tal vez debería aprender a cerrar la boca y disfrutar de sus privilegios, que son muchos, en un país en donde cada vez existen más pobres que no son tan privilegiados como el timonel de Tigres.