Un campeonato para Chivas en el 2017: una necesidad del futbol mexicano

   Ricardo Resendi    06 Ene 2017


“Con el objetivo de promover el desarrollo deportivo del futbol mexicano, de los 18 jugadores que alinea un club, al menos ocho deben de cumplir con la condición de haber sido registrados en el futbol mexicano antes de cumplir los 18 años. Los ocho jugadores a los que refiere el artículo, tendrán que registrar la nacionalidad mexicana al momento de su primera inscripción en la Federación Mexicana de Futbol”, indicó el presidente de la Liga MX, cargando sus palabras con un ligero cinismo. Ante tales declaraciones, llega a nosotros de manera estrepitosa una frase trillada, una consigna frecuente para aquellos aficionados ya desesperanzados: “más que una pasión, el futbol es un negocio”.

 

Como consecuencia de la regla 10/8, la liga registró alrededor de 200 extranjeros. De los 18 equipos que componen la liga mexicana, solamente uno de ellos representa los intereses del futbolista azteca. A pesar del alza en los precios de los jugadores mexicanos, una condición trágica que debe de soportar, el Club Guadalajara prefiere proteger una filosofía nacionalista. Las Chivas velan por los intereses de los jóvenes futbolistas, ansían en consolidar el talento nacional, buscan en todo momento revalorar la capacidad que emana de la sangre de los mexicanos.

 

Han pasado más de diez años desde el último campeonato del “Rebaño”. El dueño del Club Guadalajara, Jorge Vergara, ha invertido pequeñas fortunas en fichajes para acercar a su equipo al doceavo título. Sin embargo, Matías Almeyda habla de una realidad inexorable, un verdad con la que el aficionado del club preferiría no lidiar. “Jorge Vergara puede decir todos los días que quiere ser campeón, yo digo la realidad todos los días, como dueño va a decir que quiere ganar la copa, pero sabe que hay un proceso”, expresó el director técnico. Para los seguidores de las Chivas, una sentencia que lleva consigo una clara incertidumbre: deberán de ilusionarse una vez más, esperando que al final del Clausura 2017 se rompa con la racha negativa.

 

Ahora, sin embargo, el panorama parece presentarse de manera diferente. El Guadalajara tiene un estilo de juego definido, una plantilla capaz de pararse ante cualquier equipo de la liga mexicana sin la etiqueta de víctima y un director técnico competente que ha recibido una suerte de continuidad que parecía haberse extraviado en la institución rojiblanca. En la cancha, el futbolista  de Chivas debe de jugar con la grandeza de portar la playera, vivir su institución y comprender su doctrina. 

 

Como simpatizantes del deporte más hermoso del mundo, pero más aún, como mexicanos, debemos de comprender lo que parecería incomprensible para algunos. Hoy más que nunca, el futbol de nuestro país necesita un título de las Chivas. Es necesario que llegue la gloria de las manos de sus jugadores, para que una vez más, el futbolista azteca pueda llenarse de certeza.