Árpád Fekete, el bombero del fútbol mexicano

2018 Feb 27

   Carlos Rodríguez Ávila / @miyagui_flx    2018 Feb 27


¿Los técnicos buenos también son los que salvan descensos o únicamente los que ganan títulos?, ¿Y si hubiera uno que se dedicó a ambas cosas? Su nombre era Árpád Fékete.

El nacido en Salgótarján, Hungría, el 5 de marzo de 1921, y bautizado cómo el príncipe histórico de aquella nación, tuvo una buena carrera desde joven, pues gozaba de ser un buen rematador de cabeza y, además, era ambidiestro.

Jugó en Újpest de su país, en el Como, Cagliari y SPAL en Italia, para llegar al Olimpia de Montpellier y terminar su carrera en 1955, con 34 años. Para su selección jugó más de 20 partidos, para los cuales tuvo de compañeros de equipo a leyendas de la talla de Ferenc Puskás, Antal Szalay y György Sárosi.

 


El húngaro explicando sus táctica a sus pupilos en Chivas previo a un encuentro.

 

En 1954 consiguió su título de entrenador y quiso empezar a ejercer en Estados Unidos, donde, creería que tendría mejores oportunidades de ejercer. Después de un año en el país norteamericano es que recibiría la oferta de ser el segundo director técnico húngaro profesional en México, misma que aceptaría.

Para la temporada 1957-1958 llegaría a el Club Deportivo Guadalajara, para llevarlos al tercer lugar de la tabla, luego de haber quedado campeones la temporada anterior, cosa que repetiría para la 58-59 y que en la 59-60 lograría el famoso “doblete de liga”, igualando a León en ser los únicos clubes con doblete en la época profesional del fútbol mexicano. Además de conseguir los Campeón de Campeones correspondientes a su doblete. Ese doblete de Liga daría paso a la época del Campeonísimo.

 

 


El Bombero en hombros del mítico Jaime "El Tubo" Gómez tras ganar la segunda liga consecutiva con Chivas.

 

Dejaría a las Chivas en 1960 para pasar a dirigir a Nacional de Guadalajara y una temporada después llegar al Oro de Jalisco, con quien conseguiría el título de liga, derrotando en la última jornada a las Chivas por marcador de 1-0 y superándolos por un solo punto.

Luego de abandonar tierras tapatías, Árpád se convertiría en DT de Toluca, el Laguna y a la Selección Mexicana en la primera Copa CONCACAF de Naciones. En la 70-71 regresaría a Jalisco, ahora para dirigir al Atlas y no poder evitar el descenso de los Zorros a segunda división, siendo éste el único club que no pudo evitarle la pérdida de categoría.

En 1971 fue nombrado como nuevo entrenador del Jalisco y tres años más tarde, Pumas conseguiría su primera y única Copa México de la mano del Magyar Mágico. Para 1976 ya contaba con el apodo de "El Bombero”, debido a que se dedicaba a “apagar el fuego” de los equipos en problemas, mismo que no ganaría popularidad hasta 1976, cuando sería contratado por Tigres con el único motivo de evitar el descenso, mismo que lograría hasta el último partido.

El resto de su carrera como entrenador se dedicaría a hacer lo mejor que sabía y aquello por lo que había ganado su reconocimiento con clubes como el Atlante, los Leones Negros, los Tecos de la UAG, Morelia, León y pudiendo redimir su error del pasado con Atlas.

Árpád Fekete revelaba su secreto para lograr la salvación con sus propias palabras, asegurando que lo que mejor podía enseñarles a sus equipos era lo básico del fútbol, “orden, disciplina, entrenar en tiempo y forma”, asegurando que “el fútbol se trata de una sola cosa: mover el balón hasta el fondo de las redes contrarias y evitar que entre en las tuyas”, además de ser reconocido por un estilo defensivo y contragolpista similar al catenaccio, por el que mucho tiempo fue criticado pero que sin lugar a dudas le trajo muy buenos resultados.

 

 


Un joven Fekete en su etapa como entranador en México.

 

Su promedio de efectividad como entrenador se mantiene como uno de los mejores a la fecha, con 53.9%, superando a nombres como el de Ricardo La Volpe o el mismísimo Carlos Miloc. Además ostenta ser el segundo entrenador con más equipos dirigidos en la historia de la Liga MX, con 14 clubes (uno menos que Miloc). Actualmente se encuentra el top 10 con más títulos oficiales y en el top 15 con más partidos dirigidos, todo esto como entrenador.

Fekete siempre fue un técnico de renombre que obtuvo buenas participaciones con casi todos sus equipos, cualquiera que fuera, hasta su retiro como entrenador en 1990 con el club que más dejó huella en México, las Chivas Rayadas de Guadalajara.

El húngaro nacionalizado mexicano adoptó a Jalisco como su segunda casa y es el único que pudo presumir de haber entrenado a todos los clubes tapatíos en Primera División: Guadalajara, Oro, Atlas, Tecos, Jalisco, Nacional y Leones Negros. Árpád Fekete Priska vivió el resto de sus días en la Perla de Occidente, hasta sus 90 años, cuando el 26 de febrero del 2012, su fuego se extinguió.

A poco más de 6 años de su muerte, recordamos con cariño y respeto a uno de los mejores directores técnicos que ha tenido el país. El legendario bombero, Árpád Fekete.


Árpád en sus últimos días, dando una entrevista.


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

LA CHICA SPORT



Yanet García, la Diosa Azteca de la Selección Mexicana

La conductora festejó de una forma bastante sensual el triunfo del ‘Tri’ ante Alemania

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2018