Cárteles del deporte; México y los capos de la cancha

2018 Mar 09

   Axel Bárcenas / @el_rumour    2018 Mar 09


A pocos meses de llevarse a cabo las elecciones presidenciales en México, son muchos los cabos sueltos desatados desde hace años en materia de salud, educación, economía, seguridad; etcétera. Incluso, pareciera que algunos de esos rubros nacieron muertos en los anales del poder, para ser convertidos en discursos inagotables entre las células políticas; las cuales, se han servido de una esperanza ilusa de prosperidad, ofreciendo soluciones y alternativas en temas que por obvias razones no les interesa mejorar.

Para desgracia de los que soportamos esa loza infestada de corrupción y nepotismo, la falta de atención en cuestiones de interés social, se ha convertido en un virus que ha contagiado de manera escalofriante elementos que deberían de permanecer ajenos a las prácticas gangsteriles de los poderes del estado, como las actividades realizadas en las artes, las humanidade o los deportes; este último, quizás en el elemento más afectado por las corruptelas de una clase política a todas luces vinculada con el crimen organizado.

Muestra de ello es lo ocurrido con diversas personalidades del mundo del deporte, quienes no sólo se han desplazado de forma camaleónica entre la política y la delincuencia (si es que aún existe diferencia), sino que también han sido partícipes de forma directa en actividades ilícitas. Perdón, pero el hecho de que Julio César Chávez bautizara a una de las hijas de Joaquín Guzmán Loera, mientras sostenía una estrecha relación con el expresidente Carlos Salinas de Gortari, no me parece una casualidad.

A toda esta palabrería, me llama la atención el caso de Esteban Loaiza, quien recientemente fue acusado formalmente por posesión de drogas, en una corte federal de los Estados Unidos; luego de que le fueran incautados al rededor de 20 kilogramos de cocaína. Por si fuera poco, al expitcher  de los Dodgers de Los Ángeles, aún lo persiguen problemas legales con la familia de la fallecida cantante Jenny Rivera, quien fuera su esposa y, la cual, muriera en un avionazo que dejó un sinfín de preguntas sin responder.

Al margen de esta polémica, se suman nombres como el de los futbolistas Jared Borgetti, Rafael Márquez, Cuauhtémoc Blanco y Omar ‘Gato’ ortiz. El primero de estas luminarias del deporte nacional fue duramente señalado en 2013, después de que apareciera en el cumpleaños de Francisco Rafael Arellano Félix, antiguo líder del cártel de Tijuana, capo al que acompañó con Omar Chávez, hijo menor del ‘Gran Campeón Mexicano’. Caso similar al que vivió su excompañero de selección, Cuauhtémoc Blanco, quien, tras tomar la alcaldía de Cuernavaca, fue criticado por incorporar a su equipo de trabajo a Guillermo Arroyo Cruz, un abogado que en 2009 defendió a dos presuntos operadores financieros de ‘Guerreros Unidos’, la organización delincuencial con mayor presencia en la entidad.

Para regocijo de la crítica, el desaguisado no termina ahí, pues Rafael Márquez vio manchado su nombre hace un par de meses cuando el departamento de estado de la Unión Americana dio a conocer que el excapitán de la selección mexicana formaba parte de una red de lavado de dinero, comandada por el narcotraficante Raúl Flores Hernández. Es cierto que los casos anteriores han quedado en el olvido tras ser catalogados como “suposiciones” y “señalamientos infundados”; sin embargo, a diferencia de los anteriores, fue el ‘Gato’ Ortiz quien terminó por pisar la cárcel, tras darse a conocer que participó en una serie de secuestros relacionados con el Cártel del Golfo, agrupación para la que cobraba 100 mil pesos por cada plagio.

Debido a la delgada línea entre lo lícito e ilícito, que termina por no reconocer límites en la sociedad mexicana (a cualquier nivel), en nuestro país nos hemos acostumbrado a celebrar a figuras deportivas de papel; las cuales, se doblan ante cualquier brisa de interés personal o, en algunos casos, abandonan sus gloriosos historiales por perseguir objetivos ambiciosos, adictivos y corruptos. El problema no son sus nexos con las adiciones o la delincuencia, sino la normalidad con la que estas situaciones están siendo vistas; hecho que habla de nuestra falta de sensibilidad ante temas que no deberían de ser cotidianos y, por tanto, lo permisivos que nos hemos vuelto como nación ante temas que nos han venido como insolucionables.


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

LA CHICA SPORT



Yanet García, la Diosa Azteca de la Selección Mexicana

La conductora festejó de una forma bastante sensual el triunfo del ‘Tri’ ante Alemania

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2018