Carta para Sir Alex Ferguson: Be strong Boss!

2018 May 08

   Carlos Rodríguez Ávila / @miyagui_flx    2018 May 08


Quisiera empezar esta carta diciéndote ‘Hola Fergie’, porque siempre me ha gustado mucho decirte así pero honestamente me inspiras tanto repeto que sólo puedo empezar con un ‘Sir Alex Ferguson:’.

Desde que era niño entendí que no era el mejor de los defensas (posición en la que siempre me he desempeñado) pero algo me llamaba mucho la atención, aprender las posiciones de los jugadores, entender la formación de un equipo y poner especial atención en las jugadas a balón parado, como un director técnico.

Siendo tifosi del Milan, grandes entrenadores no me han faltado, pues desde que en mi infancia haya vivido la era de Ancelotti, hasta cuando tienes un poco más de curiosidad e investigando llegas a Nereo Rocco, habiendo crecido escuchando de tu padre las hazañas de los equipos de Sacchi y Capello.

Pero como admirador del rol (y aún sin serlo) hay un nombre que tarde o temprano se cruza por tu camino, ese nombre es el suyo, señor Ferguson, pues uno no está acostumbrado a tener a un entrenador en el banquillo por más de un lustro, mucho menos una década, pero cuando te enteras que alguien ha pasado más de 15 años en un gran club (el primer recuerdo que tengo de usted) simplemente no puedes encontrar una manera de explicártelo.

Pero no, el mérito que yo encuentro no radica solamente en el tiempo que pasó como entrenador del Manchester United, pues bien podría haber pasado una vida siendo el DT del Manchester sin trofeos (como el caso de Roux en el Auxerre) y en ello no cabría el suficiente mérito. 26 años y medio se dicen fáciles, 26 años y medio con 38 trofeos en su haber, entre ellos dos Champions League y 13 Premier League, hablan por sí solos.

Quien diría que ese pequeño niño que nació en el barrio obrero de Govan, en Glasgow, y que sólo se dedicaba a saltar diques y jugar fútbol en el lodo terminaría siendo un grande entre los directores técnicos.

Aunque cabe mencionar que usted, aquel goleador nato que jamás pudo desarrollarse completamente como jugador ya que tenía que trabajar para vivir, ya había dado el aviso cuando con el Aberdeen ganó la primera Scotish Premier League del club en 23 años y rompiendo con la hegemonía de Celtics y Rangers que llevaba 15 años repartiéndose la Liga.

Pero eso fue sólo el inicio de la gran etapa con sus Dons, los “Furious Fergie”, siempre quedará para la memoria la épica Recopa de Europa de la temporada 82-83, donde eliminó con un gran juego al Bayern Munich en los cuartos de final y terminó haciéndose con el trofeo al derrotar en la final al Real Madrid, logrando la más grande hazaña a nivel continental del club.

Con su llegada al Manchester United se encontraría con un difícil camino en el principio sus 26 años, denominada por usted como su “etapa más oscura”, cosa que a base de disciplina supo arreglar para llevar al United a la cima de todo.

Pupilos le sobraron, desde Giggs, Scholes, Neville, Beckham o Butt, y algunos hijos adoptivos pero merecedores de estar a sus órdenes como Van Nistelrooy, Rooney, Irwin, Ferdinand y un incontable número más.

De usted tengo dos recuerdos que siempre vagan por mi mente:

El primero es verlo enfocado por las cámaras en el banquillo de Wembley, al minuto 71, luego de que Villa marcara el 3-1 en la final de la Champions 2010-2011, masticando su inagotable chicle, como si las yagas de aquella noche de noviembre del 94 se volvieran a abrir, recordando la goleada sufrida en Barcelona ante los vestigios del Dream Team.

Sólo que hay algo que no cuadraba al momento de igualar ambas escenas, sí era la misma cara rojiza, había muchas más canas, los goles ya estaban a cargo de un tal Hernández y no de Kanchelskis… pero las manos ya temblaban, eso era lo que no cuadraba.

El segundo recuerdo es de ese 12 de mayo, en el 2013, donde usted resistió lo más que pudo las lágrimas y todos en Old Trafford (y seguramente personas en su casa, como yo) estaban de pie y aplaudiendo. Recuerdo pensar que faltaban horas de aplausos para poder ser realmente agradecidos por lo que brindo al fútbol.

Precisamente de este recuerdo quiero citar sus palabras en su discurso de despedida: “Mi retiro no significa el final de mi tiempo en el club. Ahora podré disfrutar viéndolos en lugar de sufrir con ellos. Pero, si se detienen a pensar en ello, los goles de último minuto, los regresos, incluso las derrotas, todo es parte de nuestro gran club.”.

Quiero hacer énfasis en –los regresos-, los ‘Fergie Time’, porque creo que actualmente estamos viviendo, probablemente, el más intenso e importante de ellos, aún más que el del Camp Nou en 1999.

Todo el mundo del fútbol esperamos una remontada más. Be strong Boss!

 


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

LA CHICA SPORT



Lluvia Carrillo, la ‘felina’ que domó al Tigre

Esta presentadora de TV se ha robado los corazones de propios y extraños, por su amor hacia el conjunto de los Tigres

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2018