Rodrigo Ares y el prestigio arrastrado

2018 Oct 26

   Axel Bárcenas (@el_rumour)    2018 Oct 26


Fue en mayo de 2016 cuando Pumas anunció la llegada de Rodrigo Ares de Parga a la presidencia del club, siendo este economista egresado del ITAM quien asumió las riendas del equipo ante la destitución de Jorge Borja Navarrete. No obstante el respaldo que tuvo por parte del rector en turno y de la junta directiva, la llegada de quien fuera asesor externo del equipo auriazul generó un sinfín de reclamos entre personajes cercanos al club; muestra de ello fue lo ocurrido con el expresidente auriazul, Arturo Elías Ayub, quien se opuso contundentemente a su llegada.
Como si la polémica hubiera hecho falta tras su nombramiento, Ares le propinó un duro golpe a la afición universitaria al arrebatarle a varios de sus jugadores históricos, como: Darío Verón, Alejandro ‘Pikolín’ Palacios y Javier Cortés; los cuales, sólo fueron la punta de un iceberg que derivó en la salida de Fidel Martínez, Gerardo Alcoba, Matías Britos e Ismael Sosa,  estos tres, artífices y jugadores clave en el subcampeonato conseguido en el apertura 2015. Y es que, bajo una promesa de ‘renovación’, Rodrigo Ares justificó todas las salidas del equipo; argumentando que la cantera volvería a ser la principal sucursal de jugadores de la institución.

Con todo en contra, el barco de las malas decisiones le comenzó a cobrar factura, sobre todo cuando terminó por despedir a Guillermo Vázquez, Juan Francisco Palencia y Sergio Egea; estrategas que pasaron de noche por el club, en periodos de tiempo que ni siquiera cumplieron un año. Más allá de los resultados que no se daban, Rodrigo Ares comenzó a verse rebasado por sus temas extracancha, mismos que incluían diferencias verbales y supuestos enfrentamientos a golpes con miembros del equipo y cuerpo técnico.

Sin ver cumplida la promesa de impulsar la cantera por parte de su presidente, Pumas tuvo que conformarse con fichajes de ‘medio pelo’ para tratar de recomponer el camino; encontrando en David Patiño al timonel que necesitaban, al menos, para recoger los escombros de su orgullo. No obstante las paulatinas mejoras en el campo, el mandamás universitario siguió arrastrando el prestigio, pues se dio a conocer la noticia de una riña que provocó en un exclusivo club de golf de la Ciudad de México, mismo que ya había denunciado anteriormente los tratos prepotentes de Ares hacia los empleados del lugar.

Pese a la persecución de su vergonzoso comportamiento, por parte de la propia rectoría universitaria, parece que Rodrigo Ares se cura en salud bajo el cobijo de sus ‘influencias’, pues su cargo parece no estar en riesgo; con todo y el hecho de reconocer que es un sujeto visiblemente agresivo, quien ha logrado instaurarse en la cantera universitaria con base en el miedo o el amedrentamiento, acciones que atentan directamente contra los principios de una institución que fomenta, entre muchas otras cosas más, el respeto.


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

LA CHICA SPORT



Lluvia Carrillo, la ‘felina’ que domó al Tigre

Esta presentadora de TV se ha robado los corazones de propios y extraños, por su amor hacia el conjunto de los Tigres

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2018