Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde

2018 Nov 20

       2018 Nov 20


Justo la semana pasada les hablaba sobre “el alto costo de los sueños” y como no me quiero ver repetitivo no quise titular a esta columna “el alto costo de las malas decisiones” pero sí es importante hacer una crítica, que ya en su momento la dije, por las malas decisiones de la gestión del Estadio Azteca, sobretodo, luego del partido que presenciamos ayer en el Monday Night Football.

La semana pasada se daba a conocer la noticia de que tras el deplorable estado del césped en el Coloso de Santa Úrsula, la NFL decidía cambiar la sede del partido de lunes por la noche entre Los Angeles Rams y los Kansas City Chiefs. Se había colmado la paciencia de una empresa seria como lo es la National Football League.

Ayer tanto Carneros como Jefes nos dieron el mejor el mejor juego del año, probablemente uno de los más espectaculares partidos de lunes por la noche y sin lugar a dudas, un histórico Monday Night Football. 54-51 para los locales. 105 puntos en un solo partido, el encuentro de lunes por la noche con más puntos anotados en la historia de la liga. Un partido del que todos están hablando.

Otra cosa de la que también se está hablando, en todo el mundo, no sólo en México, es de que ese partido pudo haberse dado en tierras aztecas, y que, por una pésima gestión, no terminó por concretarse.

Con esto quedan claras dos cosas: La primera, la gestión del estadio Azteca tiene las prioridades de cabeza, es imposible pensar que un concierto te dejé más (en todos los sentidos) que un juego de la NFL; la segunda, que el mantenimiento en el Coloso de Santa Úrsula ha sido incapaz desde que se instaló el nuevo césped híbrido en el Estadio.

Debemos ser críticos, ya basta de culpar a Turf Managers (empresa que colocó el pasto) o de tachar de ‘sensibles’ a la NFL. Por parte de Turf ya habló el dueño de la empresa, asegurando que el mantenimiento que ha mantenido el Azteca no ha sido el óptimo. Mientras que por la NFL poco se puede decir que no se sepa, es una empresa seria y está en todo su derecho de no arriesgar a sus jugadores, y menos si se trata de dos de los equipos líderes esta temporada.

La realidad aquí es que se prefirió un concierto, que bien podría haber sido en otro recinto de la Ciudad en lugar de lo que se esperaba como uno de los mejores juegos de la temporada y terminó siendo un encuentro con tintes de Super Bowl y con el paso del tiempo será recordado como “el juego que pudo haber sido en el Estadio Azteca”.

Ayer ya se reunieron representantes de Grupo Televisa y la NFL, y contrario a mi pronóstico, no se rompió el contrato que se tenía y se reafirmó un juego para el próximo año. Desconozco si se llegó a nuevos términos (o cómo contentaron a los de la NFL) pero finalmente la relación seguirá.

La lección parece estar aprendida, aquí en México la afición fue la principal afectada y sólo el paso de los años dirá si es que se podrá presenciar un juego si quiera similar. Los dichos son místicos, son máximas y bien reza uno que todos conocemos por ahí “Nadie sabe que lo tiene hasta que lo pierde”. Esperemos no perder a la NFL de manera definitiva.

 


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

LA CHICA SPORT



Lluvia Carrillo, la ‘felina’ que domó al Tigre

Esta presentadora de TV se ha robado los corazones de propios y extraños, por su amor hacia el conjunto de los Tigres

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2018