El ultraje de la Copa Libertadores; la segunda conquista de América

2018 Dic 08

    Axel Bárcenas ‘El Rumor’    2018 Dic 08


“No daré descanso a mi brazo, ni a mi espada, hasta el día en que hayamos roto las cadenas del dominio español que nos oprime [...]”, dijo a principios del siglo XX un joven Simón Bolívar frente a un parlamento en Roma, Italia; con la intención de hacer valer la voz de un continente que se encontraba bajo el yugo de la corona española. La declaraciones del nacido en Caracas, catapultaron de forma decisiva los movimientos independentistas en países como Venezuela, Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Venezuela y Perú: hecho que millones de latinoamericanos reconocieron, otorgándole un sitio privilegiado en la historia al llamado ‘Libertador de América’.

Para los románticos del futbol, este pasaje de la historia es uno de los acontecimientos de mayor regocijo, pues enmarca de forma casi poética el surgimiento de la ‘Copa Libertadores’ e incluso ha ayudado a darle legitimidad histórica a un deporte tan cuestionado como lo es el balompié. Y es que, a la proeza de Bolívar, se sumó lo realizado por el resto de los libertadores sudamericanos; quienes fueron ‘alineados’, de una manera bastante original, en un cuadro pintado por el artista chileno, Roberto Saavedra Walker.

En su obra destaca la presencia de Pedro I (Brasil), Bernardo O’ Higgins (Chile), Simón Bolívar (Venezuela), José de San Martín (Argentina), José Artigas (Uruguay), Fulgencio Yegros (Paraguay), Francisco de Miranda (Venezuela), Tupac Amaru (Perú), Eugenio Espejo (Ecuador), Andrés de Santa Cruz (Bolivia), Antonio José de Sucre (Venezuela) y Antonio Nariño (Colombia); todos, retratados bajo un significado meramente futbolístico. Aunque el paso del tiempo se ha esforzado por colocar en segundo plano las diferencias históricas, políticas y raciales, el espíritu de lucha se esmera por mantenerse como un factor diferenciador en latinoamérica; aunque, en algunos casos, esa ‘lucha’ se trate de un rasgo simbólico para ensalzar los orígenes étnicos o raciales que lograron sobreponerse a los colonizadores. De esta manera, la Copa Libertadores surgió como un metafórico grito de unidad entre los países latinoamericanos que lucharon para sobreponerse a la imposición española. No obstante, pese al respaldo histórico de esta copa, hoy América ha sido reconquistada y no por los españoles, quienes son los menos culpables en todo esto, sino por un grupo de sujetos que no tienen reparo en respetar la historia, debido a sus insaciable hambre monetaria. 

Lejos del reprobable comportamiento de los ‘aficionados’ de River Plate, quedó en evidencia la corrupción de Conmebol y de la Federación Argentina de Futbol: quienes se asumieron como incapaces para organizar lo que pudo haber sido la final más importante en la historia de los clubes en América. Ambas organizaciones (presididas por Alejandro Domínguez y Claudio Fabián Tapia, respectivamente) utilizaron como pretexto las diferencias entre seguidores Xeneizes y Millonarios para deslindarse de las investigaciones; las cuales, de haberse efectuado, hubieran detonado en un sinnúmero de acusaciones hacia directivos de clubes y federaciones, quienes permiten la venta ilegal de boletos, financian barristas y solventan los gastos de grupos de choque para afectar la imagen del rival… ¿A poco creyeron que todos los que atacaron el autobús de Boca eran seguidores de River Plate? Aunado a su falta de responsabilidad en lo ocurrido, y pese a sus lastimosos esfuerzos por vender al Santiago Bernabéu como una plaza digna de albergar una final de Copa Libertadores (donde además hay garantizada una jugosa bolsa cotizada en euros), nadie está dispuesto a ceder terreno: mientras en la AFA y Conmebol se lavan las manos, Boca Juniors busca de una manera oportunista hacerse del título en el escritorio (como si se tratara de una ‘jugada de pizarrón’); en tanto, River ya apeló la decisión de jugar en Madrid, pues su directiva pretende que el duelo pendiente se juegue en el Monumental pese a las escasas garantías de seguridad.

 

Sin importar el rumbo que esto tome, sólo una cosa es segura: una vez más el continente fue sometido, ultrajado y violentado, por su propia gente; la cual, se devora entre sí y alimenta con su sangre las pronunciadas barrigas de los ‘colonizadores’. Lo que ocurrió hoy con el futbol esta vez, sólo es una analogía de lo acontecido años atrás con los pueblos indígenas. Ya lo dijo eduardo galeano: “Nuestra comarca del mundo, que hoy llamamos América Latina, fue precoz: se especializó en perder (…) Continúa existiendo al servicio de las necesidades ajenas, como fuente y reserva del petróleo y el hierro, el cobre y la carne, las frutas y el café, las materias primas y los alimentos con destino a los países ricos que ganan, consumiéndolos, mucho más de lo que América Latina gana produciéndolos”.

 


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

LA CHICA SPORT



Lluvia Carrillo, la ‘felina’ que domó al Tigre

Esta presentadora de TV se ha robado los corazones de propios y extraños, por su amor hacia el conjunto de los Tigres

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2018