Buen inicio de año, pero… ¿Por qué sorprenderse?

2019 Ene 23

   Elvis Pegueros / @ElvisPegueros    2019 Ene 23


Después de que su 2018 terminara con un fracaso rotundo en el Mundial de Clubes, las Chivas del Guadalajara han empezado este 2019 con cinco triunfos al hilo y sin recibir un solo gol, todo esto producto de tres partidos en Liga y dos en Copa, todo perfecto hasta aquí, sin embargo, me he encontrado con que la afición  y el entorno Chiva está no sólo contento e ilusionado, está sorprendido por su actualidad teniendo en cuenta lo sucedido en su reciente pasado y es ahí donde me surge la pregunta. ¿Por qué sorprenderse?

Y la pregunta surge a la hora de ponernos a pensar y darnos cuenta de que si hablamos de Chivas estamos hablando de un equipo grande y el segundo más ganador en la historia del futbol de nuestro país, por lo tanto hablar de cinco victorias consecutivas no debería ser motivo de sorpresa y no es restar mérito a lo hecho por Cardozo y compañía porque no recibir un tanto en cinco juegos vaya que tiene valor, pero hay que recalcar que hablamos de un equipo grande, ¿no debería ser eso algo normal para un equipo grande?

Ahora bien, de las tres victorias en Liga habrá que analizar a los rivales en turno. Primero recibieron a un Tijuana que comienza proyecto con Óscar Pareja y que como todos los proyectos que recién comienzan al menos aquí en la Liga MX, no se les vio nunca algún argumento futbolístico con el cual pudieran llevarse los tres puntos del Estadio Akron, así que ganar ese partido se complicó en medida de que las Chivas renunciaron a la tenencia de la pelota, es decir, fue más sufrido que difícil.

La visita al Estadio Azteca se tornaba complicada por el hecho de enfrentar al subcampeón del torneo pasado (y otros más), la Máquina del Cruz Azul, que con sus nuevos refuerzos así como el compromiso de Peláez y Caixinha por hacer las cosas bien, aparentaba empezar con todo este torneo y tratando de mejorar lo hecho en el anterior, sin embargo y al contrario de su director técnico y su directivo, los jugadores denotaron no haber superado el golpe de la final perdida y si le sumamos que ese día se hizo inminente la salida de Iván Marcone de la institución, a las Chivas les bastó la viveza de Ronaldo Cisneros para ganar el juego contra un Azul que no tuvo ni opciones de gol, ni quien se las generara.

Y como no todo es negativo, sí hay que dar un tanto de mérito a lo ocurrido este pasado domingo en contra del Toluca de Cristante que en los últimos torneos ha sido sí o sí protagonista de la Liga. Se enfrentaban los dos mejores equipos del presente Clausura 2019 hasta ese momento y aunque el juego fue más expectativa que realidad, Cardozo supo plantar en la cancha un equipo nada espectacular pero muy efectivo que con ese tanto de Alan Pulido le bastó y sobró para ganar el juego. ¿Fue o no fue gol de Triverio? La decisión está tomada y las Chivas están en lo alto de la tabla con nueve puntos y es ahí donde vuelve la pregunta, ¿por qué sorprenderse? Son las Chivas. De las victorias en Copa contras Cimarrones de Sonora y Cafetaleros de Tapachula no hay mucho más que decir, para un equipo grande esos partidos deben o deberían ser victorias presupuestadas.

Seguiré insistiendo en que ni a propios ni a extraños debería sorprender la actualidad del Rebaño, pero miraré hacia atrás para entender el porqué de esta situación. En términos generales y dejando de fuera la situación interna del club, el 2018 fue un año para el olvido con todo y que se ganó la CONCACHAMPIONS (una obligación para un grande) para después ir de paseo al Mundial de Clubes. El año anterior fue malo por no calificar a la liguilla en ninguno de los dos torneos y tres de manera consecutiva si le sumamos el Apertura 2017. Ahora todo cobra sentido, los nueve puntos tienen valía porque en tres fechas son casi la mitad de los 20 hechos hace un torneo y cinco menos que los 14 obtenidos en el Clausura 2018 donde fueron penúltimos de la tabla, ahora queda claro por qué sorprenderse con tan poco.

En fin, el torneo recién inicia y al igual que todos, Chivas irá mejorando (¿o no?) con el paso de las jornadas. El objetivo está claro y cualquier cosa que no sea Liguilla es un rotundo fracaso porque para un equipo grande no está permitido cosechar cuatro torneos consecutivos sin llegar a la denominada Fiesta Grande del futbol mexicano y menos cuando estos cuatro torneos llegaron después de haber conseguido su décimo segunda estrella. Y no empecemos a decir que lo sucedido con Chivas es por jugar con puros futbolistas mexicanos, porque entonces estaríamos hablando de que aquello que le ha dado historia y grandeza a la institución, es a la vez lo que la ha hundido en los últimos años ¡Qué incongruencia tan grande!

Pero antes de acabar me gustaría hacerle al entorno Chiva la misma pregunta que yo me estoy haciendo, ¿por qué sorprenderse?, estamos hablando de las Chivas del Guadalajara, del ‘Campeonísimo’, del equipo más popular en el país. ¿En verdad nueve puntos son suficientes para emocionarse? O es que, ¿acaso ya se estaban acostumbrando a la mediocridad?

 


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

ATLETA DE LA SEMANA



Ada Hegerberg, la jugadora que le dijo no a un Mundial para exigir la igualdad en el futbol

La ganadora del Balón de Oro renunció a ir al Mundial con Noruega al no existir igualdad entre hombres y mujeres en este deporte

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2018