"En México se juega, vive y se siente el baloncesto" Andrea

2019 Dic 22

   Andrea    2019 Dic 22


Recuerdo la primera vez que me enamoré, si, me enamoré, con todos los significados que engloba este termino, estaba en la secundaria y vi a mi hermano jugar con los pies, despegarlos y anotar su primera canasta debajo del aro en la temporada regular de la liga Challenge de la Ciudad de México.

Desde ese segundo mi vida no fue la misma, cambié cada uno de los listones del cabello por bandas, los zapatos y zapatillas por tenis y calcetas altas, los fines de semana se convirtieron en días de juego y las tardes en una carrera contra el tiempo para poder comer, entrenar, hacer tarea y poder dormir.

Esa tarde me cambió la vida y fue lo que me trajo aquí, la fugacidad, explosividad y cada una de las gotas de sudor que emanan del cuerpo cuando la adrenalina del baloncesto corre por las venas.

Recuerdo perfecto aquella temporada, cuando James, Bosh y Wade me hicieron entender lo perfecto que podía ser dedicarme a esto para siempre.

Sin embargo han pasado varias temporadas de eso y la vida ha cambiado, nunca olvidé que me trajo hasta aquí, pero nunca habia sido tan felic como el último mes, así es desde el Juego de estrellas de la LNBP, que La Mano de Dios trajo para cada uno de ustedes, ahí comenzó la travesía para la semana NBA en México.

A escasas semanas de iniciar, nos llegó el correo de confirmación que necesitabamos para recoger nuestras acreditaciones, el domingo 8 de diciembre, oportunamente llegó el intinerario plagado de actividades, Benjamín y yo sabíamos que sería una semana pesada.

Todo inició con la apertura de la primera tienda NBA en México, recinto dedicado a los amantes del mejor baloncesto del mundo, jerseys, gorras, tenis, accesorios de todo y por supuesto, no faltó la primer compra, en los primeros minutos pudimos entrevistar a "Retro Shoes", el comprador de unos Jordan 12, quién fue invitado por la tienda a los juegos.

Sin duda, el día más pesado para nosotros fue el miercoles 11 de diciembre, corrimos a la Arena Ciudad de México a convivir con los Detroir Pistons, quienes encabezaron una clínica con Special Olympics, asociación dedicada a las personas con discapacidad mental. Ver a los jugadores, al gran Derrick Rose con los niños fue uno de los sentimientos más bellos que me ha dejado el deporte ráfaga.

Luego, los Mavericks llegarón a la congestionada Ciudad de México y fui testigo de como Luka Doncic fue rodeado por los medios nacionaes e internacionales luego de pisar por unos minutos tierra azteca, esa noche corrimos a ver a los Capitanes de la Ciudad de México.

La emoción cada vez era más fuerte, fueron días de mucha adrenalina y tambien de poner a prueba muchas situaciones profesionales.

Entre ver a Luka y a Devin que a pesar de estar en la banca fue amonestado y las impresionantes asistencias del MVP, Ricky Rubío, no puedo describirles todo lo que pasaba por mi mente.

Pero no, todo eso quedó atrás porque la afición, la mejor afición de todo el mundo, los mexicanos que llenaron en ambos encuentros, la Arena Ciudad de México conectaron con el mejor baloncesto del mundo, regalandonos un gran partido número 30, vibrando y gritandole a todo el mundo que en México se juega baloncesto.


Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

ATLETA DE LA SEMANA



Se cumplen 50 años de la llegada del MÁS GRANDE al futbol mexicano

Un día como hoy pero de 1970, Carlos Reinoso llegó a México para jugar con las Águilas del América

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2020