AC Milan: Generar ilusiones con base en formas y resultados

2020 Ago 06

       2020 Ago 06


Cotidianamente vivimos la dualidad, oscuridad o luz, cara o cruz. En ocasiones se alternan constantemente los resultados, en ocasiones no. Así ha sido la realidad del Milan en las últimas temporadas, pasando la mayor parte en la sombra de malos resultados, cambios de directivos y la incertidumbre tanto deportiva como económica. Sin embargo, la temporada 2019-2020 dejó una sensación diferente en todos los seguidores del equipo, un sabor que tenía mucho tiempo que no se sentía.
 
Y no, no hablo de levantar trofeos, ni nada por el estilo, hablo del deleite que es tener una base sobre la cual trabajar la siguiente temporada, de poder ver de cerca el significado de la palabra continuidad, de generar esperanzas, que, a diferencia de otras ocasiones, es un sentimiento creado con base en las formas y los resultados del equipo. 
 
Primero repasemos la dualidad de la temporada que recién terminó, para entender qué se puede esperar para la siguiente campaña. 
 
Marco Giampaolo: El primer volado de la temporada, todos pedimos cara, salió cruz. El técnico ‘desconocido’ que apuntaba para emular a Arrigo Sacchi, llegando desde lo más bajo y llevando al Milan a lo más alto. Un completo desastre, habiendo ganado tres de los siete partidos que dirigió (los otros cuatro los perdió), con un equipo sin juego y sin identidad. 
 
Krzysztof Piatek: De la luz a la oscuridad. Un delantero que la mayoría colocaba como un contendiente a ser el capocannoniere de esta temporada y terminó por irse al Hertha Berlín en el mercado invernal con tan solo 5 goles en los 20 partidos que disputó. 
 
Lucas Paquetá: La completa desaparición. Alguien que con Gattuso mostró sus mejores cartas con el Milan y se esperaba que evolucionara esta temporada. Igual que Piatek sólo fue en declive, con la mala suerte de que él no pudo encontrar salida como el polaco y tuvo la contracara de Calhanoglu (de quien hablaremos después).
 
Ivan Gazidis: Ambigüedad. Aquí hay cosas buenas, pero todavía quedan dudas. El actual CEO del Milan supuestamente fue parte importante de llevar al Milan a ceros luego de años con número rojos. Faltan más soluciones aparte del estadio nuevo, que sigue en veremos. 
 
Esas fueron las sombras de esta temporada, pero afortunadamente se terminó la campaña con más cosas positivas que negativas. 
 
Alessio Romagnoli: Capitán con nuevo cómplice. Después de casi cinco años de estar en el equipo demostró que todavía tiene mucho más potencial de que se le podía ver. Con la llegada de Kjaer (otra luz), quien probablemente sea el compañero con el que ha tenido más química, el capitano firmó una gran temporada.
 
Simon Kjaer: Una cara que todos esperaban cruz. Entre su pasado con Zlatan y su edad, muchos demeritaban el fichaje del danés, quien de inmediato demostró haber sido un acierto total de adquisición para el club. Un jugador con esa determinación y posicionamiento táctico a 3.5 millones de euros, es una verdadera ganga.
 
Theo Hernández: La solución al que parecía el eterno problema. Temporada tras temporada el Milan adoleció la banda izquierda. Tuvo que llegar Maldini, quien convenció personalmente a Hernández, para solucionar ese problema. Lateral goleador y un misil con el balón en los pies (y sin él). No tengo duda de que es el mejor lateral izquierdo de la temporada.
 
Ismael Bennacer: Una solución, no un parche. Otra posición que al Milan le dolió por años fue la del regista. El argelino, luego de un inicio torpe, disipó toda duda que pudiera quedar y se posicionó como uno de los mejores en su posición.
 
Hakan Calhanoglu: Luz después de tanta oscuridad. Después de dos temporadas en el club, finalmente la tercera fue la buena. Después del parón regresó otro jugador a la cancha con la 10 rossonera. Uno de los tres mejores jugadores de la Serie A después del regreso. Uno temporada donde participó en 20 goles entre anotaciones y asistencias.
 
Ante Rebic: Luz y sombra en un año. El croata fue uno durante el 2019 y otro completamente distinto en el 2020. Una segunda vuelta de ensueño, que cualquier jugador quisiera tener. Uno de los principales beneficiados de la llegada de Zlatan.
 
A partir de aquí quiero nombrar los que para mí son los cuatro pilares fundamentales de esta temporada.
 
Gianluigi Donnarumma: Luz exponencial sin límites. Gigio es una realidad para el club desde que debutó que temporada tras temporada sólo muestra mejoras. Es el mejor portero italiano de la actualidad y esta temporada puede dejar dudando a cualquiera que fue el mejor de la Serie A. Lo ‘bueno’ de la lesión de Romagnoli fue que terminó la temporada como capitán y siendo sincero, el brazalete le queda bastante bien. 
 
Stefano Pioli: La cara más inesperada de la temporada. Su llegada supuso una revolución en redes sociales, negativa. No dio resultados inmediatos y pasó muy amargos episodios como la goleada en Bérgamo y la voltereta del derby, pero sin lugar a dudas fue quien más trabajó durante el parón. Le inyectó una idea clara de juego a un equipo que venía del verdadero abismo futbolístico.
 
Zlatan Ibrahimovic: La luz ya conocida. Zlatan se fue hace del Milan en 2012 siendo uno de los mejores de la liga y volvió a ser uno de los mejores. Él es el gran culpable de que el equipo se sienta capaz de ganar. A sus 38 años se mostró que es capaz de liderar un equipo hasta lo más alto. Fue autor 10 goles y cinco asistencias en sólo la segunda vuelta de la liga. Desde su llegada el Milan cosechó 45 puntos, sólo siendo superados por la Atalanta.
 
Paolo Maldini: El capitán al rescate. Maldini tuvo errores esta temporada, pero sus aciertos fueron más grandes y más contundentes. Las llegadas de Ibra, Bennacer, Hernández y Kjaer son sólo algunas de las cosas positivas del capitano esta temporada. En medio de un mar de rumores, superó la ‘dictadura’ de Gazidis y la ‘inminente’ llegada de Rangnick. Ojalá regresara Boban para que siguieran trabajando juntos. Ellos son las figuras que el club necesita para volver a lo más alto.
 
Terminó probablemente la temporada más extraña en la historia de la Serie A y una de las más extrañas en la historia del Milan. Muchas cosas malas pasaron, pero al final se aprovechó el tiempo, se combinaron los factores positivos y los rossoneri llegan a la temporada 2020-2021 con el inicio más prometedor desde que Silvio Berlusconi vendió el club. El ser el mejor equipo de Italia desde la vuelta, el más goleador en Europa desde el parón, uno de los invictos tras el regreso del futbol en las cinco grandes ligas, el que promedia la edad más joven de toda la Serie A, un equipo que tiene una idea de juego clara, una escuadra que no se deja vencer ante las adversidades, deja un gran sabor de boca. 
 
Se debe tener especial atención en la banda derecha, donde se debe fichar con más calidad para que este equipo tenga todavía más seguridades y eleve el nivel. 
 
¿Será que finalmente el Milan regresará a Champions la siguiente temporada?
 

Los más vistos


PRÓXIMO EVENTO

Horas

Minutos

Segundos

 

ATLETA DE LA SEMANA



Se cumplen 50 años de la llegada del MÁS GRANDE al futbol mexicano

Un día como hoy pero de 1970, Carlos Reinoso llegó a México para jugar con las Águilas del América

 

LAMANODEDIOS.COM
DERECHOS RESERVADOS 2020